- nuestros temas -




sábado, 7 de mayo de 2011

CONSTRUCCIÓN DE UN BEBEDERO. Por Chema Cano.

Ahora que se acerca el verano, y los días de calor son inminentes, uno de nuestros mayores aliados para poder fotografiar las aves, es el agua.

En zonas donde esta escasea, una solución es montar un bebedero como el que os presento para que las aves acudan a beber a él.

Lo más importante es ponerlo antes de que empiece el calor, para que los pájaros se acostumbren a él y sepan que allí tienen un punto de agua fija. Para eso nunca puede faltar el agua en el bebedero, por lo que nos ayudaremos de una pequeña boya y un depósito que iremos rellenando de forma periódica.

Para la construcción de este bebedero semiautomático, necesitamos una serie de materiales fáciles de conseguir y con poco coste.

Una garrafa grande (en mi caso de 20-25 litros), una boya pequeña y un recipiente que hará de bebedero (en mi caso la base de otra garrafa de plástico).

La boya se puede conseguir fácilmente en tiendas de suministros ganaderos y no cuesta cara (no más de 5-6 euros incluso las he visto más baratas). Prácticamente es la única inversión que tenemos que hacer para la construcción de nuestro bebedero.

El montaje es fácil hacemos un agujero en el borde del recipiente que usaremos como bebedero, e introducimos la boya. En mi caso la he fijado con masilla de 2 componentes, aunque hay boyas que traen una rosca y apretándola se queda fija sobre el borde, sin necesidad de masilla.

A continuación, hacemos otro agujero en la parte más baja de la garrafa que servirá como depósito, y también con masilla de dos componentes fijamos un tubito de pequeño diámetro a ella.

Una vez tengamos hecho esto, y la pasta de 2 componentes se haya endurecido, mediante un tubo del diámetro adecuado, uniremos el tubito que colocamos en la base del depósito con el pitorro de la boya que colocamos en el bebedero. De este modo, podrá pasar el agua del depósito al abrevadero.

Cuando el bebedero se llene de agua, la boya flotará en el nivel que hayamos puesto y cortará la entrada de agua desde la garrafa. Es el mismo sistema que llevan las cisternas de los inodoros.

Finalmente, colocaremos algún posadero cerca del bebedero para que las aves se posen en él y también podemos colocar alguna piedra dentro del agua. Eso ya va a gusto del consumidor.

Podemos camuflar también el depósito para que no de tanto el cante y además evite que el agua se caliente demasiado en verano, y que el plástico de la garrafa se nos deteriore por el sol.

Saludos a todos y espero que os resulte útil el invento.


4 comentarios:

ricardo dijo...

No hay nada como el ingenio ya que, además de ahorrarnos dinero, muchas veces sirve para que las cosas sean tal y como nosotros las deseamos y no como nos las venden por ahí o para tener algo que no se encuentra a la venta. Por todo ello te felicito pues eres un tío muy apañado y el ingenio te sobra y además estás compartiendo con los demás una buena idea que seguro que alguien te agradecerá enormemente.
Un abrazo Chema y enhorabuena.

Carlos Oltra Martínez dijo...

Muy guapo el invento, y muy agradecido por compartirlo con todos.

Un saludo desde Valencia

Carlos

Salvador Recio Urbano dijo...

Muchas gracias amigos por compartir estos trabajos, siempre se aprende. Un saludo.

elcamperoinquieto.com dijo...

Tengo una duda...el tubo que une la garrafa con el bebedero es el mismo??? o dentro de este va uno con menor diametro justo en la salida del la garrafa??
Gracias por las ideas!
Saludos camperos.

Publicar un comentario en la entrada